miércoles, 17 de febrero de 2010

Combate la gripe porcina, ¡Chafa fachaS!













La peste porcina (también conocida clínicamente en la península ibérica como E-2000, A.N., J.N.R.  y demás siglas) mantiene en vilo a la población mundial. Absortxs por la rápida y, sobretodo, extraña propagación de la misma, a las personas con dignidad tan solo les queda sopesar posibles paliativos que minimicen los estragos causados por el virus, y remedios prácticos que frenen de inmediato el voraz avance del mismo, a fin de evitar una probable pandemia.

Pero, ¿Cómo es posible llegar a esto? ¿Como puede ser alguien tan vulnerable (idiota)? Para comprender la situación actual, hay que enfocarla desde los antecedentes y sus causas.

 Para empezar, los jóvenes han perdido toda fe y esperanza, sumidas desde retoñxs en un entorno hostil que les exige mucho y les otorga poco. Esto, sumado a un constante bombardeo publicitario en aras de moldear una personalidad más que voluble (a fin de alcanzar los objetivos económicos y de influencia del kkkapital) convierte a la juventud mayoritaria en una masa de cabezas huecas atemorizada y cargada de frustración. Y ya se sabe que identificarse con un grupo que el show mediático cataloga de “peligroso”, atenaza el propio temor. Así, engañándose a si mismxs, dejan de sentirse amenazadxs para sentirse una amenaza. Como su propia consigna de panfleto vírico recoge : “En un mundo de borregxs preferimos ser lobxs”. Esta es una evidencia fehaciente del complejo de inferioridad y los miedos que les carcomen.
Puesto que en base a lo anteriormente expuesto  la peste porcina tiene como sintomatología básica la necesidad acuciante de golpear al prójimo (SIEMPRE al más débil y si es que va en menor numero), la masa joven más estólida se torna un caldo de cultivo idóneo. De ahí la rápida propagación del virus entre los imbéciles de cada pueblo y barrio.
Las medidas que se pueden tomar al respecto no son demasiadas, aunque convendría decantarse por las mas agresivas, las que atacan el problema de raíz.

En cuanto a las medidas preventivas, cabe destacar dos bastante básicas que pueden solventar en gran medida el problema:
-Nada de mascarillas, aquí la impermeabilización es intelectual, así que en primer lugar, es necesario apagar la TV y dedicarse a ahondar en el mundo de la literatura. Esto es básico para no acabar siendo un cerdo; No hay cerdo que sepa leer.
-No dejarse llevar por la presión diaria que induce a competir por ser mejor que lxs demás, puesto que nadie es superior, nadie es inferior. Cuando se haya eliminado este baremo, los jóvenes propensos no necesitaran golpear a nadie para sentirse “superiores”, puesto que nadie antes les habrá hecho sentirse “inferiores”. Una vez mas,  ayudad a este tipo de jóvenes a aprender a leer.

También existen otro tipo de medidas destinadas a combatir o “curar” a las personas ya contagiadas, eliminando así todo vestigio de la peste.
-En primer lugar, se debe intentar poner a cada cual en su sitio. Si se enseña una biblioteca a lxs infectadxs, ya habrá mucho ganado (paradójicamente). Aunque el tiempo acabe poniendo a cada uno en su lugar, no debemos ni podemos esperar tanto, por el bien de las victimas de sus agresiones. Con todo, es una solución casi utópica, porque son personas especialmente idiotas, de lo contrario difícilmente les habría sido posible concebir el virus, así que les cuesta bastante ver mas allá de sus narices.
-Puesto que con toda probabilidad no estarán dispuestxs a reflexionar, hay que acabar con ellxs. Una manera es reagrupando a todos los colectivos damnificados por su violento complejo de inferioridad, a saber: extranjerxs, transexuales, disminuidxs psiquicxs, judixs, homosexuales, anarquistas, indigentes, drogadictxs, ecologistas, disminuidxs fisicxs, comunistas, independentistas, abortistas, pobres, prostitutas, feministas, socialistas, españolxs de color (de Ceuta y Melilla, por ejemplo), hombres con el pelo largo, etc, etc. Si se coordinasen todos estos grupos, en dos días escasos se aniquilaría todo foco de infección. Aunque cabe recordar que cuentan con el amparo de unas fuerzas de seguridad bastante afines a ellos, y es que son de la misma ralea. A efectos prácticos es igual de imbécil el que necesita de una porra para hacerse valer y sentirse respetado, que el que necesita quemar a un indigente para sentirse superior. De hecho se han dado bastantes casos de infección entre policías y militares. Pero eso no debe ser óbice para emprender la acción, a fin de cuentas los colectivos damnificados son muy superiores en número y motivos.
- La más arriesgada pero también valida, es ir a combatirles en persona. Es arriesgada básicamente porque la cobardía es otro rasgo característico de la peste porcina, y difícilmente se podrá luchar en igualdad de condiciones. Suelen ir en piaras de diez o más individuos. Así que es recomendable armarse y apretar los dientes pensando en el futuro que tendrán nuestrxs hijxs si semejante lastre se propaga indefinidamente. Eso si, es mejor ser inteligente que valiente. De valientes esta el cementerio lleno, y a ese tipo de mentecatos les cuesta muchísimo mas plantar cara a la inteligencia que a la confrontación física.
-La más bonita de las soluciones, la que resulta prácticamente imposible, es eliminar las circunstancias que facilitan que suceda todo esto. Si estxs jóvenes creciesen en igualdad de condiciones, siendo respetadxs y valoradxs, y educadxs en el respeto al derecho ajeno, nunca se llegaría a este punto. Pero eso supondría perdidas millonarias al poder mundial. Descendería el consumo, aumentaría el libre pensamiento, se reduciría el numero de militares y de guerras, y un largo etcétera de consecuencias obvias, así que hasta que alguien de con la manera efectiva de socavar los cimientos del sistema, es menester mantener a raya (y a ostias) sus efectos colaterales, por ejemplo, la infame y nefanda peste porcina. 











Que me perdone la respetable estirpe de los cerdos, nobles e inteligentes animales de granja muy por encima a nivel moral e intelectual de los imbéciles neonazis.






















Gràcies "companyer" per la foto!

No hay comentarios: